Cubrebocas

 

Los cubrebocas se han vuelto una prenda necesaria para nuestro día a día gracias a la situación de pandemia. El problema es que la mayoría están diseñados para usarse una sola vez, lo que nos deja un futuro con un exceso de producto plástico contaminado como desperdicio.

Para poner un poco más en contexto con el impacto ambiental, China es el mayor fabricante de tapabocas en el mundo, alcanzando 116 millones de unidades producidas para Febrero 2020. 

 

 

Los tapabocas, hablando de sus materiales, se pueden clasificar en 3 tipos: tela, quirúrgica y N-95. La N-95 ofrece el más alto nivel de protección, bloqueando el 95% de las partículas del aire. Aunque en desventaja, estos están diseñados para usarse una sola vez, mientras que los de tela pueden ser usados en muchas ocasiones.

 

Estas máscaras idealmente están construidas con 3 capas, cada una con su función específica:

 

  • La capa externa está diseñada para repeler agua y otros fluidos.

  • La capa interna absorbe la humedad y se encarga de la comodidad.

  • La capa central está hecha con filtros para partículas.

 

 

Cada tapabocas está hecho de diferentes materiales que cambian mucho sus características, a continuación te platicamos un poco de los 3 tipos principales:

 

N-95:

 

Están diseñadas para proteger al usuario del 95% de las partículas aéreas y normalmente se reservan para el uso de trabajadores de la salud. Se ajustan firmemente a la cara y están diseñadas para 1 solo uso. 

 

Quirúrgicas: Diseñadas para proteger ambientes estériles del usuario actuando como una barrera para la boca y los líquidos que salen de ella. Intencionada para 1 solo uso, en su mayoría están hechas de polipropileno.

A diferencia de la N-95 que se enfoca en proteger al usuario, los cubrebocas quirúrgicos protegen principalmente a la gente alrededor del usuario.

 

Tela: Estas máscaras son usadas por la gente fuera del ámbito profesional de la salud. Llegan a hacerse hasta de pedazos de ropa vieja. Total o parcialmente reusables, los mejores son los que te permiten intercambiar el filtro. Normalmente hechas con una capa exterior de poliéster y una capa interna de algodón (por comodidad), 

Son consideradas las menos eficientes para filtrar el aire, un problema siendo que mientras más filtra el material, menos cómodo es para respirar, pero sí proporcionan un nivel de protección si están bien diseñadas y se ajustan bien a la cara.

 

En COOLPet nos consideramos conscientes con el ambiente y la problemática que pueden causar los cubrebocas desechados en un futuro. Y eso lo demostramos con nuestra línea de tapabocas reutilizables. Pero antes de hablar más de nuestro catálogo, les platicaremos un poco más acerca de las máscaras de tela reutilizables.

 

¿Es un tapabocas reusable una buena opción para mi?

 

Aunque hay que seguir practicando los protocolos de higiene y distanciamiento social, el tener una barrera entre tu boca y la demás gente está comprobado que ayuda a que todo funcione mejor y se mantenga el orden. Y aunque las pruebas para saber que material es el que más protege siguen desarrollándose, ya podemos tener algunas recomendaciones sólidas.

 

Las pruebas muestran que las máscaras reusables de tela son casi tan efectivas como las de 1 solo uso, sin generar desperdicios. Por ende son la mejor opción para el medio ambiente. La mejor opción que puedes usar dentro de las máscaras de tela son las que te permiten reemplazar el filtro. Solo necesitas asegurarte de tener suficientes cubrebocas para una sana rotación.

 

A continuación te damos unos puntos de atención al adquirir un tapabocas de este tipo, ya que no están reguladas pero si se van a usar en el día a día es importante que sepas cuáles deben de ser las protecciones mínimas requeridas:

 

  • Ajuste: No importa cuantas capas de protección tengas o si el filtro de tu máscara es el mejor, para que un cubreboca funcione de la mejor manera posible es necesario que se ajuste perfectamente a tu cara, de lo contrario pueden escapar o entrar partículas a tu boca. 

El ajuste ideal del tapabocas es cuando se extiende verticalmente desde el tabique de la nariz hasta unos centímetros debajo de la barbilla. Horizontalmente debe abarcar de mejilla a mejilla procurando estar lo más cerca posible a las orejas sin perder comodidad. En resumen, “Debe cubrir boca y nariz lo más que se pueda”.

 

  • Dos capas indispensables: Deben de contener al menos una capa exterior que evite que se filtren líquidos y una capa interior que sea cómoda para la piel pero a la vez debe retener la humedad.

 

  • Balance de comodidad y filtración: Aún no se puede determinar que tipo de filtro funciona mejor, sin embargo, el tener un sistema de filtrado es mejor que no tenerlo. Solo hay que tener siempre en mente que un filtro puede complicar la respiración, así que hay que balancear el filtrado con la facilidad para respirar.

 

  • Duración: Deben mantener su forma original después de haber sido lavados y secados. Si el material pierde su estructura o el ajuste de la máscara no es el mismo después de la 1er lavada, entonces el material no es de buena calidad. Y hay que reemplazar el cubrebocas.

 

Cosas que NO debes hacer con tu tapabocas reutilizable:

 

  • Debe ser usado por nadie más.

  • Debe de usarse en niños menores de 2 años.

  • Usar materiales como plásticos que no permiten la respiración adecuada y no son biodegradables.

  • Estar arreglados con materiales inapropiados como cinta adhesiva.

  • Obstruir la vista o movimientos.

  • Ser usado por personas que no se lo puedan quitar sin ayuda.

 

Cuidado y Mantenimiento de los Cubrebocas Reutilizables

 

Tal y como con cualquier otra prenda de vestir, la forma de lavado más práctica y efectiva es con una máquina lavadora. Si tienes que lavar a mano procura hacerlo de manera meticulosa para que quede totalmente desinfectada.

En teoría el virus se “deshace” con facilidad con agua y jabón, así que el detergente convencional debe funcionar bien. Lo que hay que cuidar es la temperatura del agua, el agua muy caliente puede deshacer o debilitar las fibras de la tela, además de que puede deformar los resortes para los agarres.

Para el secado se recomienda también tener consideración con la temperatura, tanto una secadora como el colgado en el sol directo pueden deformar materiales. Así que ten en mente eso durante el secado de tu tapabocas.

 

Recuerda, tienes que lavar todas las máscaras antes de usarla. Y cuando te retires el cubrebocas asegurate de no tocar nada con tus manos o con la prenda hasta haberte lavado las manos.

 

Otra sugerencia que te podemos hacer, es una similar a la que alguna vez me hicieron con los pantalones, si encuentras un modelo que te gusta y te queda bien es mejor tener varias piezas, aunque sean iguales. Así puedes pasar los ciclos de lavado sin problemas.

 

Aunque tener variedad de estilos puede resultar benéfico por el aspecto de la comodidad. Puede que tu tapabocas del trabajo sea incómodo en tus orejas después de unas horas puesto, o puede que sea muy pesado para respirar si voy a salir a caminar un rato. Puedes tener varios tipos de máscaras que se ajusten mejor que otras en ciertas situaciones.

 

Con el mercado y las marcas adaptándose a la situación global actual, podemos esperar muchas más opciones de cubrebocas reutilizables cada vez con más novedades y comodidades, así que si no has cambiado en todo el año tu colección, es momento de que empieces a hacerlo.

 

Consejos para vivir el día a día con tapabocas

 

Acné: Ha sido común que gente sufra de generación de barros o erupciones en la piel gracias al prolongado y constante uso de la máscara. La causa de esto pueden ser desde los colorantes, o los materiales mismos (como nylon o poliéster) al friccionar la piel durante un plazo prolongado llegan a causar inflamación, incluso, labios partidos.

Como solución recomendamos buscar prendas con interior de microfibra, que es mucho más suave con la piel. Para los labios puedes poner un poco de ungüento para protegerte.

 

Empañado de Lentes: Escoger una pieza que se ajuste bien al tabique de tu nariz es importante para evitar este problema. Aunque hay sprays para evitar que los anteojos se empañen, es importante saber que mientras más sellada esté tu máscara, menos empañamiento tendrás. 

 

Condiciones Especiales: En todo este tiempo de pandemia han saltado algunos casos de personas que por condiciones especiales no pueden usar cubrebocas convencionales. Por ejemplo, una persona con graves enfermedades respiratorias pueden tener dificultad respirando con máscaras hasta del tipo N-95, por su densidad. En estos casos es importante consultar a un médico para buscar una alternativa que se adapte al estilo de vida y necesidades de la persona. 

Otro ejemplo es el caso de personas que necesitan leer labios para comunicarse, en este caso existen piezas con materiales traslúcidos que podrían servir, pero de la misma manera, es importante preguntar a un profesional antes de comprar cualquier cosa.

 

Uso en Niños: Con los niños hay que tener en cuenta que la comodidad siempre le va a ganar a la funcionalidad. Así que, ¿Para que tener los filtros más seguros si tu hijo se los va a quitar todos el tiempo?

Este factor debe ser prioridad al conseguir protección para los niños.

 

 

Ahora, seguiremos un poco por la tangente del impacto ambiental.

 

¿Que se puede hacer con la eliminación y reciclaje de los cubrebocas?

 

Hablar de equipo reusable en el sector salud es complicado, ya que por protocolo los artículos de esta índole tienen que ser separados y desechados de manera segura (en ocasiones se llega a incinerar el equipo).

Pero para el público en general es más difícil separar este tipo de desechos. Por ejemplo, una N-95 tiene muchísimos componentes que no son fáciles de desensamblar, por lo que reciclarlas podría ser un riesgo para la salud, si tan solo no estuvieran hechas de materiales tan complejos.

 

Hay que ser conscientes de esta situación y de los materiales de los tapabocas que compramos.

 

¿Entonces, qué máscara debo escoger?

 

Dada toda esta información y desde el punto de vista ambiental, la mejor opción es tener varias piezas reutilizables que puedas lavar a máquina. Estos cubrebocas son aún mejores si tienen un sistema de filtro intercambiable.

Pero como vimos en los pros y contras hay que considerar las otras opciones de máscaras para situaciones específicas, por ejemplo, si eres un trabajador de la salud o estás en posibilidad de contacto con alguien contagiado tienes que considerar las opciones más seguras.

 

A largo plazo los gobiernos y diseñadores de este tipo de artículos deben de hacer el esfuerzo por que este tipo de materiales no tengan efectos dañinos en el ecosistema. Porque una vez que esta pandemia acabe, muchos de esos tapabocas seguirán en los rellenos sanitarios por mucho tiempo.

 

En COOLPet nos gusta tomar un poco de todos estos datos para ofrecerte una línea de cubrebocas con diseños exclusivos que son totalmente reutilizables, seguros y ecológicos.

 

Está hecho de 3 capas de materiales, es cómodo al usarlo, no daña ni roza los oídos ni te deja marcada la cara después de retirarlo.

Sus gomas elásticas están cosidas para máxima resistencia y practicidad. También, se doblan con facilidad, lo que te permite transportarlos sin problemas.

Te aseguramos que lo vas a poder lavar al menos 50 veces (lavando adecuadamente) y te seguirá funcionando sin problemas mientras su look permanecerá genial.

 

  • Cubrebocas de 3 capas.

  • Capa Exterior de poliéster técnico.

  • Capa Interior de algodón.

  • Peso total de 11 gr.

  • 100% Poliéster transpirable.

  • Orejeras elásticas resistentes.

  • Impresión duradera con colores vivos.

  • Producto 100% mexicano.

 

Dos tallas disponibles:

 

  • Talla para Adulto: 21 x 13,5 cm aprox. (Mediano para mujeres y Grande para Hombre)

  • Talla para Niño (8 a 12 años): 18 x 11,5 cm aprox.