The Blog

- - in Salud

Paciencia, constancia y mucho amor, son los ingredientes principales que necesitas para inculcar una buena educación a tu mejor amigo peludo que, además después se convertirá en un gran logro y orgullo para ti y mejorará la convivencia que tendrán a futuro tanto contigo como con otras personas. No solo eso; al inculcar disciplina a tu mascota, estarás más tranquilo para evitar accidentes tanto en paseos por el parque como dentro de casa.

¿Por qué necesitas entrenar a tu perro?

Como mencionamos anteriormente, entrenar a tu perro puede ser la diferencia entre un infierno en convivio y una sana convivencia. Esto es especialmente importante cuando tu mascota es lo suficientemente grande como para controlarla tu sola (o solo) y a veces puedes encontrarte en escenarios realmente devastadores, desde los más básicos e inocentes, como que tu perro se haga del baño en tu casa o se coma tu comida que dejaste en la mesa, hasta algo realmente impensable como que se te escape o muerda a alguien más.

Ahora miremos el otro lado de la moneda. Si tu mascota está bien educada no solo puedes evitar los malos escenarios presentados con anterioridad.

Por supuesto, la imaginación es el límite y puede ser que, si cuentas con la disciplina que se necesita, hasta le enseñes trucos para impresionar.

Es importante entender que no debemos humanizar a nuestras mascotas, ellos son hermosos animalitos con instinto propio y debemos trabajar por entenderlos, así como colocarnos un paso más arriba y mostrarnos líderes ante ellos, pues de esta manera les formaremos un comportamiento obediente, pero al mismo tiempo respetuoso hacia nosotros. 

Finalmente, existen distintos tipos de entrenamiento. Por ejemplo, para perros con fines específicos, es decir; perros policía, guía, de caza, entre otros, para lo cual ya es importante llamar a un experto entrenador de adiestramiento canino que te ayudará a alcanzar tales fines de obediencia.

En nuestro caso, nos enfocaremos en un entrenamiento básico de convivencia, para que con esta guía puedas lograr que el comportamiento de tu mascota sea adecuado para diferentes lugares y situaciones de la vida diaria. Recuerda que el adiestramiento debe ser divertido tanto para ti como para tu perro, las sesiones deben ser cortas y realizarse cuando los dos tengan buena disposición. Esto es porque los perros tienen un periodo de atención más corto que las personas, por lo que sólo podrás adiestrarlo durante un máximo de 5 minutos 2 veces al día. Recuerda que la inflexión de tu voz es tan importante como la expresión de tu cara; sonríe cuando estés contento y frunce el ceño si no te obedece.

Termina siempre los adiestramientos de manera divertida, con algo que tu cachorro disfrute y pueda de hacer. Juega con él y no te guardes los mejores premios para el final del entrenamiento.

1.La importancia de la palabra “¡No!”

 La palabra “NO” es una de las palabras más importantes que debe aprender un perro, ya que con ella puedes evitar que haga cosas peligrosas. Dar la orden en el momento adecuado y saber cuándo hay que decir “No” son reglas importantes en el adiestramiento. Por ejemplo; si un perro tímido retrocede ante un desconocido y tu intentas tranquilizarlo diciéndole “bien”, en realidad le estás diciendo que apruebas su comportamiento; así que debes decirle un “No” firme.

2.Hacer pipí en el lugar asignado

A tu amiguito de cuatro patas le gusta la rutina de orinar en ciertas partes específicas, para así marcar su territorio. En el caso de las deposiciones caninas (heces fecales), es necesario limpiarlas inmediatamente ya que pueden transmitir enfermedades a los humanos. No sólo se trata de entrenar a tu mascota, también está en riesgo tu salud.

Si hay algo que nos molesta, es que se haga dentro de casa. Es importante saber que es muy raro que ensucien el lugar donde duermen, por lo que tendremos que enseñarle a hacerse en un lugar específico de la casa mientras lo acostumbramos a salir a la calle.

Solución:

  • No olvides recoger sus heces.
  • Debemos reconocer sus deseos y sacarlo después de las comidas. Con el tiempo, salir a la calle a dar un corto paseo y aprovechar para hacer sus necesidades se tornará en un hábito muy divertido y saludable.
  • Hay que enseñar al can a que utilice zonas de propiedad privada (por ejemplo, tus vecinos). Es probable que orine zonas donde ya lo haya hecho con anterioridad.
  • Una vez encontrado el lugar adecuado, el perrito orinará y podrás hacer ese lugar su baño privado.

3.¡Es hora de salir!

 Cuando un perro es adulto, lo más cómodo para ti como dueño es entrenarlo para que salga a hacer sus necesidades afuera. Pero antes de salir, debes asegurarte de contar con un collar y cadena para perros adecuados y de excelente calidad para esta salida. ¡No olvides revisar nuestros collares, pecheras, correas largas y correas dobles de la marca COOLPET para esta actividad!

Mientras estés en el paseo:

  • No olvides recoger sus heces.
  • Debemos reconocer sus deseos y sacarlo después de las comidas. Con el tiempo, salir a la calle a dar un corto paseo y aprovechar para hacer sus necesidades se tornará en un hábito muy divertido y saludable.
  • Hay que enseñar al can a que utilice zonas de propiedad privada (por ejemplo, tus vecinos). Es probable que orine zonas donde ya lo haya hecho con anterioridad.
  • Una vez encontrado el lugar adecuado, el perrito orinará y podrás hacer ese lugar su baño privado.

4.Cuando los perros roban comida

 Para los perros es instintivo buscar comida, y les satisface encontrar algo sabroso y más aún ¡Comérselo!, lo que las personas consideran basura, suelen ser una delicatesen para ellos.

La solución:

  • Si tu perro suele hurgar en el bote de basura, provoca una situación que le incite a realizar una incursión en tu presencia. Cuando tu cachorro lo esté haciendo, dale firmemente la orden “¡Déjalo!”, para que sepa que esa actividad no está permitida.
  • Asegura firmemente la tapa de la basura y haz que ésta no sea tan atractiva para él, rociando el cubo con una sustancia de sabor amargo que no sea tóxica. Deja que el perro inspeccione el bote rociado y para que éste método tenga éxito el sabor desagradable del cubo debe ser superior a la recompensa que obtendría de su exploración.

5.¿Qué hacer cuando mendigan mientras comes?

 Los perros que se acercan a la mesa a pedir comida pueden resultar muy molestos. En realidad, darle al perro un bocado de vez en cuando es peor que hacerlo siempre que te sientes a comer. Las situaciones que ocurren constantemente son más fáciles de erradicar que las que ocurren de vez en cuando.

La solución:

  • Enséñale al perro a que sólo debe comer cuando se le sirve su propia comida. Ordénale que se siente mientras le preparas su ración y hazlo lejos de la mesa.
  • Pon la comida en el suelo, y mantén al perro en posición de sentado hasta que lo liberes con la orden “come”. Atrae su atención llamándole por su nombre y después dale la orden ya que los perros responden mejor a órdenes cortas y secas acompañadas con señales con la mano. Evita repetírselas constantemente ya que esto lo confundirá.

6.¿Qué hacer cuando rechazan la comida?

 Algunos perros se niegan rotundamente a probar bocado. Esto suele ocurrir con las razas pequeñas, aunque también sucede con las razas grandes y delgadas como el galgo afgano. Los perros pueden resistir sin comer más tiempo que el que pueden soportar las personas.

La solución:

  • Un perro sano no se muere de hambre si tiene comida disponible. Con el permiso de tu veterinario, deja la comida a su alcance durante 10 a 20 minutos y, si llega a comer algo, retira lo que sobra. Repítelo cada día con cantidades menores, hasta que se la coma toda.

7.Cómo manejar la agresividad

 La agresión es una de las conductas más indeseadas y muchas veces tiene que ver con su instinto tipo jerárquico. Adicionalmente, los perros son animalitos que necesitan tener mucha actividad física al aire libre; sin embargo, las probabilidades son que el espacio de convivencia sea pequeño y cerrado. Esto puede resultar mentalmente asfixiante para ellos, y por eso es que entonces tienden a buscar situaciones estimulantes, como revisar que hay en la mesa, en el bote de basura o mordisquear algún objeto valioso.

Para empezar a controlar este tipo de conductas hay que conseguir mostrarnos como por encima de su posición jerárquica desde pequeños. Esto no significa ser agresivos, pero comportamientos simples como enseñarles a no dormir con nosotros, o enseñarles a estar solos, pueden hacer gran diferencia.

Por supuesto, debes mostrarle mucho amor y paciencia, mientras te mantienes firme en las órdenes que le das. Puede sonar algo contradictorio, pero por ejemplo el hecho de practicar un truco, como sentarse, acostarse o dar la patita, durante los tiempos recomendados anteriormente y hasta que logren hacerlo, manda un mensaje claro de quién es el que está al mando.

Finalmente, hacer pequeñas acciones como las siguientes, pueden ayudar bastante en evitar comportamientos agresivos.

  • No limitarte a hacerle caso únicamente cuando hace travesuras, esto le mandará la señal de que hacer travesuras y portarse mal está bien ya que será la única manera en la que llama tu atención.
  • Es bueno corregir sus comportamientos negativos, pero es más importante aún premiar los positivos.
  • Siempre que tu perrhijo obedezca una orden tuya, prémialo con caricias y palabras bonitas, incluso puedes darle una carnaza de premio si así lo consideras.

Nota: Debes tener en cuenta de que si tu perrito tiene ya un caso muy severo de agresividad, debes llamar a un entrenador experto de inmediato, para no poner ni tu seguridad, ni su seguridad en riesgo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Your Comment*

Name*

Email*

Website*

Abrir Whatsapp
1
!Dinos Hola!!
Hola, 👋🏻 Bienvenido a Coolpet !
En que podemos apoyarte?
Estas en 7 técnicas de adiestramiento canino para entrenar a tu cachorro durante la cuarentena.